Noticias

ALERGIAS ALIMENTARIAS

19/Abr/2022
ALERGIAS ALIMENTARIAS

¿QUÉ ES UNA ALERGIA ALIMENTARIA?

Las Alergias Alimentarias se producen por una reacción adversa del sistema inmune a un determinado alimento cuando la persona sensible a dicho alimento entra en contacto con él o con otro alimento que lo contenga, generalmente al ingerirlo, aunque en los consumidores más sensibles también al tocarlo u olerlo.

Hay 2 tipos de Alergias Alimentarias:

  • Las medidas por anticuerpos IgE se presentan en forma rápida tras la exposición de formar oral al alimento (<2 h), con una variedad de síntomas desde leves hasta muy graves.
  • Las NO medidas por anticuerpos IgE se manifiestan con síntomas digestivos que aparecen 2-48 h después de comer el alimento.

¿ES LO MISMO UNA ALÉRGIA ALIMENTARIA QUE UNA INTOLERANCIA ALIMENTARIA?

La Alergia Alimentaria y la Intolerancia Alimentaria a determinados productos son términos distintos que se suelen confundir debido a que ambos se corresponden con una alteración en el cuerpo, PERO NO ES LO MISMO. Las Intolerancias Alimentarias son reacciones que se producen cuando el organismo no puede digerir correctamente un alimento o uno de sus componentes, pudiendo ser diferentes en función del alimento de que se trate. No interviene el sistema inmune.

Veamos un ejemplo claro:

La Alergia a la Leche (Las Proteínas de la Leche)

NO ES LO MISMO QUE

 la Intolerancia a la Lactosa (el Azúcar de la Leche)

 

ALÉRGIA A LA LECHE

 

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

  • Reacción alérgica a las proteínas de la leche (caseína, ß-lactoglobulina…).
  • Reacción aguda que puede ser grave.
  • Puede implicar un riesgo de muerte inmediata por shock anafiláctico de la persona afectada.
  • Se produce por déficit de la lactasa (la enzima que digiere la lactosa).
  • Reacción leve.
  • Produce trastornos intestinales leves como gases, dolor y distensión abdominal.

SUSTANCIAS QUE CAUSAN ALERGIAS ALIMENTARIAS Y PRODUCTOS DERIVADOS DE LAS MISMAS

Existe una normativa Europea que regula todo y que lo que pretende es dar una solución a este problema y busca salvaguardar el derecho que tiene el consumidor de saber realmente si lo que está comiendo puede suponer un riesgo para su salud. Esta normativa es el Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, del 14 de octubre del 2011.

  • Cereales que contengan gluten: Trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut o sus variedades híbridas y productos derivados.

  • Crustáceos y productos a base de crustáceos: Langostinos, centollos, gambas, carabineros,….

  • Huevos y productos a base huevo.

  • Pescado y productos a base de pescado.

  • Cacahuetes y productos a base de cacahuetes.

  • Soja y productos a base de soja.

  • Leche y sus derivados, incluida la lactosa.

  • Frutos de cáscara: Almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, alfóncigos, nueces macadamia o nueces de Australia y productos derivados.

  • Apio y productos derivados.

  • Mostaza y productos derivados.

  • Granos de sésamo y productos a base de grano de sésamo.
  • Dióxido de azufre y sulfitos: En concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro en términos de SO2 total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante.
  • Altramuces y productos a base de altramuces.

  • Moluscos y productos a base de molusco.

INFORMACIÓN DE ALÉRGENOS DE NUESTROS PRODUCTOS A NUESTROS CONSUMIDORES

Este Reglamento (UE) Nº 1169/2011, conocido como Ley de Información Alimentaria (Alérgenos), dice que todo operador alimentario está obligado a informar sobre los alérgenos presentes en sus productos mediante un sistema que permita identificarlos.

Es muy amplia la cadena alimentaria, desde una industria que puede elaborar un solo producto, a un salón de banquetes o un restaurante. Todos ellos deben cumplir con el Reglamento, lo que hay que saber es cómo.

 Es importante consultar siempre la INFORMACIÓN ALIMENTARIA ya que es el principal medio de comunicación entre los operadores alimentarios (productores, vendedores, personal de hostelería, etc.) y los consumidores.

Su objetivo es que estos conozcan, entre otros aspectos, la composición de los alimentos para poder realizar una elección con conocimiento de causa de las opciones que sean seguras para ellos.

La información alimentaria puede transmitirse de diferentes formas en función de la modalidad de venta del alimento. Por ejemplo, por medio de etiquetas (lista de ingredientes) en los alimentos envasados, o por medio de carteles o información oral en los alimentos no envasados.

Para ello, en MUBER, disponemos de cursos para aprender a gestionar eficazmente un Plan de Alérgenos. Aprenderéis a redactar e identificar los alérgenos de los alimentos, como etiquetar cada alimento, como facilitar la información de alérgenos al consumidor…

Si lo prefieres podemos formar al personal mediante cursos presenciales y asesoraros sobre la elaboración de la información de las etiquetas o elaboración de cartas, siempre antes preparando las fichas de producto.

Si necesitas más información no dudes en contactar con nosotras, estaremos encantadas de asesorarte.

© 2022 MUBER. | TU ASESORÍA Y CONSULTORÍA | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.